miércoles, 14 de marzo de 2007


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Soledades encontradas, cotidineidades desterradas y silencios enjaulados. La solemnidad deja paso al informal despliegue del artista cachorro. Y nos encontramos, ni muy tarde ni tan temprano, en el ritual.

Salvese quien pueda de este diario desgano de seguir! Abramos entonces el juego, amigo, y juguemos... sobre todo eso: juguemos.

Alejandro

LadyinBlack dijo...

Devolviendo su visita le confieso que me gustó mucho su blog, espero que alguna vez me cuente un poco más sobre el barro que asfixia esta anguila. Saludos!